Silvia Regueira




KOKOPELLI
Poesía de Silvia Regueira - Uruguay

Una suave brisa marina
saluda a la mañana;
se asusta la densa neblina
y huye de la montaña.
  
Una doncella nativa
surca el cielo con el viento,
es Kokopelli que porta vida
y le da fin al invierno.

Va con la espalda encorvada
tocando su flauta encantada
y derramando en la cordillera
colores y aromas de primavera.

Un viento húmedo y puro
acaricia la serranía;
incansable repite el eco
su sublime melodía.

Las secuoyas ancetrales,
despiertan de su letargo
y mecen sus ramajes
fascinadas por su canto.
  
Mariposas de bellos tules
para Kokopelli danzan
y los arrendajos  azules
su Yaie-yai, le cantan.

Unas ardillitas preciosas
abandonan su madriguera
y comen jubilosas
festejando a la primavera.

A la vera de una laguna
un lobo andariego aulla,
pidiendo a su  Kokopelli
que no regrese a la Luna.

© Copyright - Silvia Regueira Craviotto

Poesía de Silvia Regueira Craviotto

Sale del hormiguero
una coqueta hormiguita,
es la pequeña Cantarina
que contenta se va de fiesta.
  
Porta en su cabeza,
estupenda capelina de paja,
su cintura la adorna
con ancha cinta de gasa,
y en sus seis patas calza
ligeras zapatillas de danza.
Serpenteando las pinochas
que acolchonan el pastizal,
llega al puente de cedro
atravesando un chircal.
  
Cantarina avanza por la pasarela
danzando sobre hilos de plata,
suenan la bordona y la prima
al compás de sus diestras patas.
  
Resuena un zapateo cadencioso,
son el grillo, la nocturna cigarra
y un mamboretá gracioso
que danzan en la tapa de la guitarra.
Hormiguita Cantarina,
toca arpegios y acordes,
 le canta a la luna amiga
en el pleno de la noche.
  
El cuarteto a coro canta
una tierna y dulce balada,
vibran todas las cuerdas
habla el eco en la tarraja,
bosteza la noche atontada
en espera de la alborada.

© Copyright - Silvia Regueira Craviotto







de Silvia Regueira Craviotto - Uruguay/Suecia


Comilona de grandes quesos,
y gustosa de la oscuridad
Ratita Comadrona recorre
los laberintos de la ciudad.
Vestidita de blanca organza,
la muy astuta roedora
sigilosa se desplaza,
burlando al gato de angora.

Ratita Comadrona
cautelosa y recelosa
husmea por las esquinas,
y allí voráz saborea
quesitos cremosos,
chocolates sabrosos,
bizcochos gustosos
y tecitos aromosos.

Acehada por Don Gato Manera,
deja la gran tertulia nocturna,
y en osada carrera se esfuma
por un túnel de la vereda.

Consigo lleva ella,
el cuantioso botín de la noche,
un sombrero con lindas flores,
una tetera alemana,
una copita de porcelana,
empanadillas de mermelada,
un apetitoso caramelo rojo
y una refulgente moneda de oro.

© Copyright  - Silvia Regueira Craviotto









de Silvia Regueira Craviotto -Uruguay/Suecia

Balanchín, balanchín, balanchón,
con mi casita de espiral
a la meta he de llegar
conmigo la he de llevar,
por arriba de las hojitas
a lo largo de los tallitos
subiendo las piedrecitas
mi estela brillosa he de dejar.


 Balanchín, balanchín, balanchón,
con mi gran pulmón y largo pié
en noche de luna llena
al pozo bajaré,
con las lombricitas
mi canción cantaré
y al despuntar la aurora,
a paso seguro y lento
la cuesta subiré y con mis cuernitos
al dorado solcito buscaré.

© Copyright -Silvia Regueira Craviotto






MI PEGASO,  MI LUNA
Un poema dedicado a mis queridos padres Manolo y Chola

Trotando y volando,
mi príncipe alado,
el gallardo Pegaso,
al jardín de la Luna llegó.
En su camino, con cada suspiro,
el destino de las estrellas forjó
y la Luna, su eterna enamorada,
el corazón le entregó.

Mi Pegaso y mi Luna,
sus bellezas juntaron en amorosa unión
y desde entonces por el cielo viajan,
regalando su esplendor.

© Copyright -Silvia Regueira Craviotto


de Silvia Regueira Craviotto -Uruguay/Suecia

Caminando hacia la luz
un grillito me encontré,
con su violín cantó
y sus alitas batió.

Subió y bajó
y de color cambió,
tocó el tambor
y miró al sol.

Caminando, volando
y cantando...
chiquirrí, chiquirrí, chacarró
su buena suerte me dejó.


© Copyright -Silvia Regueira Craviotto





                                          de Silvia Regueira Craviotto- Uruguay/Suecia

Elegante cual ninguna,
tu majestuoso andar
asombra a la sabana
y quien te quiera mirar.

El amarillo y el marrón,
tus bellos colores son
y ambos combinados
te dan perfección.

Tu corta cola
compensada queda,
con la parte de tu cuerpo
que hasta el cielo llega.

Cariñosa y sensible eres
con quienes bien te quieren,
solamente corneas
a aquellos que herirte quieren.

Beber te da gran trabajo
pues tienes que doblar tus largas patas,
pero hasta eso haces muy bien,
querida y admirada Señora Jirafa.

© Copyright -Silvia Regueira Craviotto







PANDOLINA Y TOMBOLINO
los ratoncitos glotones
de Silvia Regueira Craviotto - Uruguay/Suecia

¡ Quesos, quesitos,
quesitos manchegos !
¡ Quesitos manchegos
sin agujeritos y fresquitos!,
Pregona Doña Lina
al despuntar la mañana,
mostrando bandeja de plata
con quesitos de La Mancha.

Dos ratoncitos glotones
que placidamente dormían,
despiertan alegremente
al ritmo de estos pregones.
Tombolino sale precavido 
con andar furtivo,
de un tonel de vino
de la bodega de Don Lino.

Pandolina lo espera,
 y ambos a la carrera
 llegan a la quesera
 de Doña Lina la tabernera.
Los intrépidos ratoncitos
 se devoran el manjar,
roen y roen los quesitos,
royendo sin descansar.

Grita alarmada Doña Lina,
gruñe furioso Don Lino,
el gato duerme su siesta
y los ratones siguen de fiesta.

Se enoja Doña Lina,
se asoma Don Lino,
chilla el loro, ladra el perro,
amenaza la vecina,
sonríe la fontanera,
despierta el gato de su siesta
 huyen los ratones
y así termina la fiesta.

© Copyright 2010 Silvia Regueira Craviotto




Poesía de Marina y Silvia Regueira - Uruguay/Suecia

Hocico negro botón,
ojitos de azabache,
orejitas de cartón
cola muy pequeñita,
un cuerpito rechonchón
y puitas de queratina

Don Puitas Roedor,
después que el sol se ha escondido,
abandona su madriguera
y va husmeando en la gramilla,
buscando en la noche joven,
tallos, insectos y hojitas,
para llevarlos de prisa
y dárselos a su cría.

La luna dueña del cielo
le acompaña en su camino,
iluminando rincones
para él desconocidos.

Hocico negro botón,
con ojitos azabache,
orejitas de cartón
y cola muy pequeñita,
un cuerpito rechonchón
y puitas de queratina.

Don Puitas Roedor,
andando a paso ligero,
va rodeando enredaderas,
plantas, piedras y palitos
y siguiendo hillillos de plata,
retorna a la madriguera,
donde esperan sus hijitos.

© Copyright 2011 Silvia y Marina Regueira Craviotto




                                 de Silvia Regueira Craviotto - Uruguay/Suecia


Las abejas laboriosas,
aletean por los campos
visitando las doradas espigas
y los naranjos en flor.

Sus amigas las mariposas,
les ayudan en su labor
besando los azahares
y cortejando al Picaflor.

De admiración, digno es,
dicho trabajo encantandor
que de frutos jugosos
y vinos sabrosos es creador.

© Copyright 2010 Silvia Regueira Craviotto