LA HORMIGUITA CANTARINA

Poesía de Silvia Regueira Craviotto

Sale del hormiguero
una coqueta hormiguita,
es Hormiguita Cantarina
que contenta se va de fiesta.
Porta en su cabeza,
estupenda capelina de paja,
su cintura la adorna
con ancha cinta de gasa,
y en sus seis patas calza
ligeras zapatillas de danza
Serpenteando las pinochas
que acolchonan el pastizal,
llega al puente de cedro
atravesando un chircal.

Cantarina avanza por la pasarela
danzando sobre hilos de plata,
suenan la bordona y la prima
al compás de sus diestras patas.

Resuena un zapateo cadencioso,
son el grillo, la nocturna cigarra
y un mamboretá gracioso
 danzando en la tapa de la guitarra.
Hormiguita Cantarina,
toca arpegios y acordes,
le canta a la luna amiga
en el pleno de la noche.

El cuarteto a coro canta
una tierna y dulce balada,
vibran todas las cuerdas
habla el eco en la tarraja,
y bosteza la noche atontada
en espera de la alborada.