LA CABRITA BAQUEANA


Poesía de Silvia Regueira Craviotto

Sube por la cuesta

una cabrita traviesa,

brincando de piedra en piedra

con alegría manifiesta.

El viento surero

que silba en la quebrada,

saluda a Cabrita Baqueana

silenciando su balada.

Don Rocío le abre paso

recogiendo su vasto manto,

y ella pasa luciendo

sedoso pelaje blanco,
linda ornamenta de hueso,

simpático hocico negro,

un cómico rabito pequeño

y la barbilla desafiando al viento.

Vibra  la madrugada

al timbre de su cencerro,

y ella incansable, salta y trepa

hacia la cumbre del cerro.

Cabrita  Baqueana,

ágil y presurosa,

con destreza inusitada

vadea  la quebrada,

y antes de que el sol despunte,

sube a un enorme peñón

para admirar a las Pléyades,

la más venerada constelación.

©Silvia Regueira Craviotto


LA CABRITA BAQUEANA 
PASEANDO POR  YOUTUBE



*****