EL MARAVILLOSO VIAJE DE NILS HOLGERSSON de SELMA LAGERLÖF - SUECIA





EL DUENDE



Erase un muchacho que no pasaría de los catorce años, alto, desmadejado, de cabellos rubios como el cáñamo. El pobre no servía para maldita la cosa. Dormir y comer eran sus ocupaciones favoritas; era también muy dado a practicar juegos, en los que demostraba sus instintos perversos.

Un domingo por la mañana se disponían sus padres a marchar a la iglesia; el muchacho ,en mangas de camisa y sentado sobre un ángulo de la mesa, se regocijaba al verlos a punto de partir, pensando en que iba a ser dueño de si durante un par de horas.

“Cuando se vayan —pensaba para sus adentros— podré descolgar la escopeta de mi padre y hacer un disparo sin que nadie se meta conmigo.”

Se hubiera dicho que el padre adivinaba las intenciones del muchacho, por cuanto en el momento de salir se detuvo a la puerta y dijo:
- Ya que no quieres venir al templo conmigo y con tu madre, podrías muy bien leer en casa los sermones del domingo. ¿Me prometes hacerlo?

- Lo haré, si usted quiere —dijo, pensando, como era de suponer, que no leerla más que lo que le viniese en gana.

- Conviene que leas detenidamente, porque cuando regresemos te preguntaré página por página; ¡y ay de ti si te has saltado alguna!

- El sermón tiene catorce páginas y media —añadió la madre como para colmar la medida—. Debes comenzar en seguida si quieres tener tiempo para leerlo.

Por fin partieron. Desde la puerta vio el muchacho cómo se alejaban; se hallaba como cogido en un lazo.

- Estarán muy contentos —murmuraba— con creer que han hallado el medio de tenerme sujeto al libro durante su ausencia.

Mas el padre y la madre estaban, por el contrario, muy afligidos. Eran unos modestos terratenientes; su posesión no era más grande que el rincón de un jardín. Cuando se instalaron en ella apenas bastaba para el sustento de un cerdo y un par de gallinas. Duros para la faena, trabajadores y activos, habían logrado reunir algunas vacas y patos.

Se habían desenvuelto bien y en esta hermosa mañana hubieran partido muy contentos camino de la iglesia, de no haber pensado en su hijo.

Al padre le afligía verlo tan perezoso y falto de voluntad; no había querido aprender nada en la escuela; sólo era capaz de cuidar los patos.
Su madre no negaba que esto fuese verdad, pero lo que más la entristecía era verlo tan perverso e insensible, cruel con los animales y hostil al trato con los hombres.
—¡Dios mío, acaba con su maldad y cambia su modo de sentir — suspiraba—, porque, de lo contrario, hará su desgracia y la nuestra! El muchacho reflexionó largo rato acerca de si leería o no el sermón, y, por último, comprendió que esta vez lo mejor era obedecer a sus padres. Se arrellanó en el sillón y estuvo un rato leyendo a media voz, hasta que lo adormeció su mismo sonsonete, comenzando a dar cabezadas.

“No quiero dormirme, porque entonces no acabaría de leer en toda la mañana”, se decía.
Pero a despecho de esta resolución, acabó por dormirse.

“¿He dormido mucho tiempo, o sólo unos instantes?”, se preguntó al despertarle un ligero ruido que oyó a sus espaldas.
En el alféizar de la ventana, frente a él, descubrió un lindo espejito, en el que se reflejaba casi toda la habitación. Lo miró en uno de sus movimientos de cabeza, y quedó atónito al ver, por él, que la tapa del cofre de su madre había sido levantada. La madre poseía un gran cofre de roble, pesado y macizo, con guarniciones de herraje, que nunca dejó abrir a nadie. Allí conservaba todas las cosas que heredara de su madre y que tenía en mucha estima.

El muchacho vio por el espejo que el cofre estaba abierto. No comprendía cómo había sido esto posible, porque estaba seguro de que su madre había cerrado el cofre antes de partir: jamás lo hubiera dejado abierto quedando su hijo solo en casa.

Al punto sintió que se apoderaba de él un gran malestar. Temía que un ladrón se hubiera deslizado en la casa. No se atrevía ni a respirar: inmóvil, miraba fijamente al espejo. Se sentía atemorizado en espera de que el ladrón se presentara, cuando le extrañó ver cierta sombra negra sobre el borde del cofre.  Miraba y remiraba, sin creer lo que sus ojos veían. Poco a poco fue precisándose lo que al principio no era más que una sombra y tardó poco en darse cuenta de que la sombra era una realidad. No era ni más ni menos que un pequeño duende que, sentado a horcajadas, cabalgaba en el canto del cofre.

El muchacho había oído ciertamente hablar de los duendes; pero jamás pudo imaginar que fuesen tan pequeños. No tendría mayor altura que el ancho de la mano, sentado como se hallaba en el borde del cofre. Su cara avejentada era rugosa e imberbe y vestía larga levita con calzón corto y sombrero negro de anchas alas. Su aspecto era elegante y distinguido: llevaba blondas blancas en las mangas y en el cuello, zapatos con hebilla y ligas con grandes lazos. Del fondo del cofre había sacado un plastrón bordado y lo examinaba tan detenidamente que no pudo advertir que el muchacho se había despertado.
Este no salía de su asombro; pero, en verdad, no se asustó de tal duende; no creía del caso tener miedo de cosa tan pequeña, y comoquiera que el duende se hallaba absorto en su contemplación, hasta el punto de no ver ni oír nada, pensó el muchacho que sería muy divertido hacerle blanco de una jugarreta: meterle, por ejemplo, dentro del cofre, y echar sobre él la tapa o algo por el estilo.
Al desviar la vista dio con la escopeta de su padre que colgaba de la pared y un poco más allá las plantas que florecían ante la ventana. Por último, clavó sus ojos en una vieja manga para cazar mariposas que habla en lo alto de la ventana.
Distinguirla y cogerla fue todo uno, y enarbolándola corrió hacia el cofre; su satisfacción no tuvo límites al ver lo felizmente que había llevado a cabo su hazaña. El duende quedó preso en su red, bajo la cual yacía el pobrecito imposibilitado para trepar.

En el primer momento el muchacho no supo qué hacer de su presa. Sólo se preocupaba de agitar la manga hacia uno y otro lado para que el duende no estuviera tranquilo y evitar que trepase.

Cansado el duende de tanta danza, le habló para suplicarle que le devolviera la libertad, alegando que le había hecho bien durante muchos años y que por ello debía dispensarle mejor trato. Si le dejaba en libertad le regalaría una antigua moneda de plata, una cuchara del mismo metal y una moneda de oro tan grande como la tapa del reloj de plata de su padre.
El muchacho no encontró muy generoso el ofrecimiento; pero le tomó miedo al duende después de tenerle en su poder. Se daba cuenta de que le ocurría algo extraño y terrible, que no pertenecía a su mundo, y no deseaba otra cosa que salir de la aventura.

Así es que no tardó en acceder a la proposición del duende y levantó la manga para que pudiera salir. Pero en el momento en que su prisionero estaba a punto de recobrar la libertad se le ocurrió que debía asegurar la obtención de grandes extensiones de terreno y de todo género de cosas. Como anticipo, debía exigirle, por lo menos, que el sermón se le grabara sin esfuerzo en la cabeza.
“¡Qué tonto hubiera sido dejarle escapar!”, se dijo.

Y se puso de nuevo a agitar la manga.
Pero en este mismo instante recibió una bofetada tan formidable, que su cabeza parecía que le iba a estallar. Primero, fue a dar contra una pared, después contra la otra y, por último, rodó por los suelos, donde quedó exánime.

Cuando recobró el conocimiento estaba solo en la estancia; no quedaba ni rastro del duende. La tapa del cofre estaba cerrada; la manga pendía como de costumbre, junto a la ventana. De no sentir el dolor de la bofetada en la mejilla hubiera creído que todo era un sueño.


Se dirigía hacia la mesa haciéndose estas reflexiones cuando de repente observó algo extraño. No era posible que la casa se hubiera hecho más grande. Pero ¿cómo podía explicarse de otro modo la gran distancia que tenía que recorrer para llegar a la mesa? ¿Y qué le pasaba a la silla? A la vista era la misma; pero para sentarse debió subir hasta el primer travesaño y ascender así hasta el asiento. Lo mismo ocurriría con la mesa, cuya superficie no podía ver sino escalando el brazo del sillón.
“¿Qué significa esto? Yo creo que el duende ha encantado el sillón, la mesa y la casa toda.”

El sermonario continuaba abierto sobre la mesa y, al parecer, sin cambiar en modo alguno; pero algo extraordinario ocurría cuando para leer una sola palabra tenía que ponerse en pie sobre el mismo libro.
Después de leer algunas líneas levantó la cabeza. Sus ojos se fijaron de nuevo en el espejo y no pudo menos que exclamar en alta voz:

- ¡Otro!

En el interior del espejo veía claramente un hombrecito, muy pequeño, con su gorro puntiagudo y sus calzones de piel.
- Viste exactamente como yo —gritaba, juntado las manos con la mayor sorpresa.
Entonces, el hombrecito del espejo hizo el mismo ademán.

El muchacho se tiraba de los cabellos, se pellizcaba, se mordía, hacía piruetas, y el hombre del espejo reproducía al punto sus movimientos.
Rápidamente le dio una vuelta al espejo para ver si había alguien oculto tras él; pero no vio a nadie. Se puso entonces a temblar porque, de repente, comprendió que el duende le había encantado y que la imagen que reflejaba el espejito no era otra que la suya propia.

Se imponía hacer algo, y lo mejor para que resultara provechoso consistía en buscar al duende para ver el modo de hacer las paces con él.
Saltó a tierra y se puso a buscarlo. Miró por detrás de las sillas y los armarios, bajo la cama y en el horno. Se agachó incluso para mirar en un par de agujeros donde se metían los ratones; pero todo fue en vano.

Todas estas pesquisas iban acompañadas de llantos súplicas y promesas de todo género: nunca más faltaría a sus palabras, jamás se entregaría al mal, jamás se dormiría durante el sermón. Si volvía a recobrar su cualidad de ser humano sería el niño más obediente, el más dócil, el más solícito a todo ruego. Pero era inútil prometer; de nada le servía.

En esto recordó de pronto haber oído decir a su madre que los duendes tienen la costumbre de esconderse en el establo, y hacia allí se dirigió. Afortunadamente, la puerta de la casa había quedado abierta; por sí solo no hubiera podido alcanzar el picaporte. Y salió sin el menor tropiezo.

Sobre la vieja grada de roble que había ante la puerta saltaba un pajarillo que comenzó a piar y gritar apenas descubrió al muchacho:
- ¡Tuit-tuit! ¡Miren a Nils el guardador de patos, más pequeño que un liliputiense! ¡Miren al pequeño Pulgarcito! ¡Miren a Nils Holgersson Pulgarcito!
Los patos y las gallinas se volvieron rápidamente hacia Nils, promoviendo un alboroto con sus cloqueos y cacareos verdaderamente formidables:

- ¡Ki-ki-ri-kiY —cantó el gallo.
- ¡Bien merecido lo tiene por haberme tirado de la cresta! ¡Cra, cra, era, bien está! - contestaban las gallinas, repitiendo infinitamente la misma exclamación.

Los patos se reunieron, apretándose los unos contra los otros, alargando sus cabezas al mismo tiempo y preguntando:
- ¿Quién habrá podido hacer esto? ¿Quién lo habrá podido hacer?

Lo más maravilloso era que el muchacho podía comprender el lenguaje de estos animales. Sorprendido, permaneció un momento en la escalinata para escucharlos.
“Comprendo el lenguaje de las aves y los pájaros —se decía—, porque he sido transformado en duende.”

En el establo sólo había tres vacas, pero cuando llegó el muchacho se desencadenó tal estruendo que cualquiera hubiera creído que eran lo menos treinta.
- (Mu, mu, mu/—mugía Rosa de Mayo Es una dicha que haya justicia en este mundo: —Le haré danzar sobre mis cuernos —mugía otra. —¡Mu, mu, mu! —mugían todas a la vez, sin que el muchacho pudiera entender lo que decían, porque los mugidos de una apagaban y hacían incomprensibles los de las otras.
Intentó hablarles del duende; pero no lograba hacerse oir. Las vacas estaban en plena agitación. Las tres parecían desmandarse como cuando entraba en el establo un perro extraño. Lanzaban coces furiosas, agitaban sus rabos y movían sus cabezas, amenazando cornearle.

El muchacho hubiera querido decirles que deploraba el haber sido tan malvado con ellas, que se arrepentía para siempre y que no volvería a hacerles nada si accedían a decirle dónde estaba el duende; pero las vacas armaban tal alboroto y se agitaban tan violentamente, que tuvo miedo de que llegaran a soltarse, y juzgó que lo más prudente era salir del establo.
Ya en el corral, se sintió muy descorazonado al darse cuenta de que nadie se mostraba dispuesto a ayudarle a hallar al duende. Además, pensaba que aun el. encontrarlo no le podría servir para maldita la cosa.

Poco a poco comenzaba a darse cuenta de lo que representaba el no volver a ser un hombre y esto lo aterraba. En adelante viviría separado de todo; ya no podría jugar con los otros niños, ya no podría hacerse cargo de las propiedades de sus padres y, más ciertamente, ya  no podría encontrar a ninguna joven que quisiera ser su esposa.
Hacía un tiempo maravillosamente hermoso. Se oía el murmullo del agua en los regatos, las ramas echaban sus hojas, los pájaros piaban alegres en derredor. Sólo él yacía bajo una pena infinita y nada podría alegrarle ya.

Jamás había visto un cielo tan azul. Los pájaros emigrantes pasaban a bandadas. Volvían del extranjero; habían volado a través del Báltico hacia el cabo de Smygehuk, y ahora iban hacia el norte. Los había de diferentes especies, pero él sólo reconocía a los patos silvestres que volaban en dos grandes líneas formando un ángulo.
Habían pasado ya varias bandadas de pájaros. Volaban a gran altura y, sin embargo, percibía sus gritos:

Volamos hacia las montañas. Volamos hacia las montañas.
Cuando los patos silvestres advirtieron desde lo alto a los patos domésticos que jugueteaban en el corral, descendieron, gritando:
- Vengan con nosotros, vengan; vamos hacia las montañas.
Los patos domésticos no podían sustraerse a levantar la cabeza y escuchar lo que se les decía; pero respondían con muy buen sentido.


Nosotros estamos bien aquí. Nosotros estamos bien aquí.


Como ya hemos dicho, era aquél un día muy hermoso, y se percibía un airecillo tan fresco, tan ligero y sutil que invitaba a volar. A medida que pasaban nuevas bandadas los patos domésticos se sentían más inquietos. Hubo momento en que batían sus alas como dispuestos a seguir el vuelo de los patos silvestres. Pero cada vez que lo intentaban se oía la voz de un pato anciano, que les advertía:
- No hagan locuras. Esos patos tienen que sufrir los rigores del hambre y del frío.

Un pato joven, a quien la invitación de los patos silvestres le había infundido los más vivos deseos de partir, dijo:
- Si pasa otra bandada, me iré con ella. Pasó otra bandada, repitiendo lo que decían las precedentes, y el pato joven respondió:

- Esperen; voy con ustedes.
Desplegó sus alas y se elevó en el aire; pero tenía tan poca costumbre de volar que cayó desde lo alto.

Los patos parecieron comprender lo que les había dicho, y volvieron atrás lentamente para ver si el pato joven se reunía con ellos.
- ¡Esperen, esperen! —decía, intentando un nuevo esfuerzo.
El muchacho lo oyó desde el sitio en que se hallaba oculto.

- ¡Qué dolor si el pato joven llegara a escaparse! Mis padres tendrían una gran pena al volver de la iglesia —se decía.
Olvidando otra vez que era pequeño y carecía de fuerza, saltó en medio de los patos y echó sus brazos al cuello del volátil para sujetarlo.

- Tú te quedarás aquí, ¿me oyes? —gritaba.
Pero en aquel preciso momento el pato hendió los aires como si una fuerza extraña le impulsara al vuelo. No pudo detenerse ni sacudir al muchacho y se lo llevó por los aires.
La ascensión fue tan rápida que el vértigo se apoderó del chiquillo, quien pensó en desprenderse de lo que creía su presa; pero llegó tan alto que se hubiera matado al caer.

No le quedaba otro remedio que montar sobre el pato, lo que logró a costa de no poco riesgo. Tampoco le  era fácil sostenerse sobre las espaldas lisas y resbaladizas, entre las alas batientes. Tuvo que hundir sus manos en las plumas y plumones para no rodar por el espacio.

Durante mucho rato el muchacho experimentó vértigos que le impidieron darse cuenta de nada. Los patos silvestres no volaban muy alto, porque el nuevo compañero de excursión no hubiera podido resistir un aire demasiado ligero. Por esto tenían que volar con menor celeridad que de ordinario.

El muchacho tuvo, por fin, suficiente valor para lanzar una mirada hacia tierra. Quedó sorprendido al ver extendido allá abajo un lienzo parecido a un gran mantel, dividido en un sinnúmero de grandes y pequeños cuadros. “,

-Dónde podemos encontramos?”, se preguntó.

Continuó mirando, sin ver nada más que cuadros. Había unos estrechos y otros anchos; algunos eran oblicuos, pero por todas partes descubría planos, ángulos y rectas. Nada redondo, ninguna curva.

- ¿Qué es lo que será esa gran pieza de tela a cuadros?, decía para sí el muchacho, sin esperar respuesta.
Pero los patos silvestres que volaban a su alrededor le respondieron:

- Campos y prados. Campos y prados.
Entonces comprendió que la tela a cuadros era la llanura de Escania, que atravesaba al vuelo y no pudo menos que reír al contemplar todos estos cuadros, pero al oírle los patos silvestres le gritaron: 

- País bueno. País bueno y fértil.
“¿Cómo te atreves tú a reír - se decía - después de la más terrible desgracia que le puede sobrevenir a un ser humano? ”

Permaneció grave un momento, pero no tardó en sentirse alegre y reír de nuevo.
Se iba acostumbrando a este modo de viajar y a la velocidad, sin pensar en otra cosa que en mantenerse sobre las espaldas del pato; comenzaba a observar las innumerables bandadas de pájaros que poblaban el espacio, todos en marcha hacia el norte, escuchando los gritos y llamamientos que se dirigían unos a otros.

Cuando los patos silvestres encontraban patos domésticos es cuando mejor lo pasaban. Deteniendo mucho su vuelo, gritaban:
- Vamos camino de las montañas. ¿Quieren venir? ¿Quieren venir?

Pero los patos domésticos respondían:

- Todavía es invierno en el país. Han venido demasiado pronto. ¡Vuelvan, vuelvan! Los patos silvestres descendían muy bajo para dejarse oír mejor, y gritaban:
- Vengan y les enseñaremos a volar y a nadar.

 Los patos domésticos, irritados, ni se dignaban responder.
Los patos silvestres descendían más aún, hasta tocar el suelo, y después se remontaban como flechas, asustados.

- ¡Ea, ea, ea! - gritaban -.No eran patos; eran corderos, eran corderos.

Entonces los patos domésticos respondían furiosos: 
 - Debieran cazarlos y batirlos a perdigonadas a todos, a todos.

Y escuchando estas gracias reía el muchacho. Después lloraba al asaltarle la idea de su desgracia, para reír de nuevo un poco más tarde. Nunca había viajado con la vertiginosa rapidez de entonces; siempre había tenido la ilusión de montar a caballo para correr, correr de manera desenfrenada; pero jamás imaginó, naturalmente, que el aire fuese allá en lo alto de tan deliciosa frescura ni que se aspiraran tan olorosas fragancias, emanadas de la tierra humedecida y de los pinares resinosos. Esto era como volar por encima de las penas. 
*****

DÍA DE LOS REYES MAGOS



THE RED CAT, THE INCIPIENT FRUIT SELLER
Acrílico de Silvia Regueira 
Enlace/Link: 
https://www.saatchiart.com/art/Painting-THE-RED-CAT-THE-INCIPIENT-FRUIT-SELLER/3388/3588369/view


THE RED, THE SURFER CAT
THE RED SURFER CAT - Acrylic on Canvas 65 x 54cm - Copyright ©Silvia Regueira

RED CAT LOOKING AT THE MOON
Red Cat Looking At The Moon - Acrylic on Canvas 65 x 80 cm - Copyright ©Silvia Regueira

LE CHAT ROUGE LADY GODIVA
Le Chat Rouge Lady Godiva -  Acrylic on Canvas 65 x 80 cm - Copyright ©Silvia Regueira

KITTENS - SERENADE OF LOVE
Kittens - Serenade of Love - Acrylic on Canvas 65 x 80 cm - Copyright ©Silvia Regueira


LE CHAT ROUGE

LE CHAT ROUGE -  Acrylic on Canvas 5O x 60 cm - Copyright ©Silvia Regueira 



RED CAT IN " LAS MISIONES "
Red Cat in " Las Misiones" - Acrylic on canvas, 55 x 45 cm - © Silvia Regueira

THE RED CAT PAINTS THE MENINAS
The Red Cat paints " The Meninas" - Acrylic on canvas, 65 x 54 cm ©  SilviaRegueira Craviotto
the world of art journal - el
mundo del diario de arte
 " EN LA NOCHE TODO LOS GATOS SON PARDOS "
Art Journal - Diario de Arteby Silvia Regueira - Copyright © Silvia Regueira

Links/
Enlaces



Silvia Regueira:

EDMONDO DE AMICIS












Enlaces/Links

Edmundo de Amici: 
https://es.wikipedia.org/wiki/Edmondo_De_Amicis

Corazón
Diario de un niño: 
https://es.wikipedia.org/wiki/Coraz%C3%B3n:_Diario_de_un_ni%C3%B1o